Gato Somalí

Gato Somalí

El gato somalí es un felino divertido y juguetón, además de ser lo más parecido a un muñeco de peluche.  

Características del gato somalí 

Su aspecto se debe al pelaje fino y de tamaño mediano que generalmente mantiene el color ámbar o avellana con ojos almendrados (aunque puede presentar hasta 28 colores), mientras que sus orejas mantienen una buena separación con algunos mechones.  

El Somalí es un gatito delgado con patas largas y ovaladas con almohadillas de diferentes colores, mientras que la cola tiene una base ancha y poblada.  

Este pequeño, que llega a pesar los cinco kilogramos, suele tener una raya de color oscuro que atraviesa su espalda desde los hombros hasta la punta de su cola.  

El color definitivo de de la raza del gato somalí puede tardar hasta dos años en desarrollarse, el cual puede ser marrón, gris, canela y crema.  

Gato Somalí Dormido

Personalidad del gato somalí

Los gatos somalíes pueden tímidos e independientes, pero disfrutan también de jugar y de la compañía de los seres humanos, además son activos y les gusta hacer ejercicio al aire libre.  

Se le considera un gato inteligente y curioso, por lo que podrá seguirte a todos lados para saber lo que haces. Si le prestas atención será muy feliz, ya que disfruta los juegos.  

Aunque gusta mucho de la compañía humana, los especialistas señalan que la raza de gato somalí apreciaría más la compañía de otro gatito para hacer amistad.  

Salud y aseo

Al tratarse de un gato muy cercano de la raza de los abisinios, el somalí también pueden padecer anemia y problemas oculares como la ceguera progresiva, por lo que es importante que lo lleves con el veterinario de manera regular. No olvides sus vacunaciones periódicas y su control antiparasitario. 

Al tratarse de una raza de gatos activa, es necesario incluir en los alimentos del somalí, más nutrientes de lo que comen los gatos pasivos o mayores.

Gato Somalí de mirada enojada

Es importante brindarles proteínas con carne de buena calidad. Para que le des lo que necesita, será necesario que visites a un experto para que te brinde una dieta ideal para tu pequeño gatito peludo.  

Al tratarse de un pelaje semi largo y delgado es necesario cepillarlo para evitar los enredos. Para que a tu pequeño gato no le moleste es necesario que lo acostumbres desde pequeño y con regularidad.  

Origen del gato somalí

Se trata de una variante de la raza abisinio, sin embargo, el gato somalí se ha criado desde 1967 sobre todo en Estados Unidos.

Se les denominó gatos somalíes por Somalia, el país vecino de Abisinia. 

Sin embargo, la cría moderna del abisinio y del somalí comenzó en el siglo XIX en Inglaterra cuando un gato que se decía que provenía de Abisinia, llamó la atención por su coloración.

Se cree que llegó a Inglaterra con las tropas británicas, que se marcharon de África del Este en 1868. Tres años más tarde, se exhibió un abisinio en el Crystal Palace de Londres, y en 1882 la raza de gato fue reconocida oficialmente como somalí.

En tanto que el gato somalí llegó a Estados Unidos y fue reconocido oficialmente por la Cat Fanciers’s Association en 1911

Un minino costoso  

Como pudiste notar el somalí, se trata de uno de los gatitos más delicados que te podría llevar a realizar varios gastos. Además, al tratarse de un gato poco común, según algunos artículos refieren que para adquirirlo en algunos lugares te puede costar mucho dinero, incluso en los lugares más accesibles. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *